Para sentirnos bien con nosotros mismos es importante encontrar un equilibrio entre vernos bien y estar bien por dentro. La clave para lograr ese equilibro radica en aceptarnos tal y como somos; y a partir de ahí, estar abiertos al cambio y a mejorar.

Cuando hablamos de vernos bien, de mirar al espejo y sentirnos a gusto con nuestra imagen, muchas veces se tiende a frivolizar, a llevarlo a un terreno totalmente superficial. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Son muchos los estudios que han demostrado que sentirnos bien con nuestra imagen exterior tiene un impacto directo y positivo en nuestro estado de ánimo, nuestra autoestima, la manera en la que nos relacionamos, en los resultados que obtenemos en el plano personal y profesional.

Todos tenemos una imagen y proyectamos continuamente. Y esa imagen habla de nosotros… Por eso es tan importante ser conscientes de la importancia de nuestra imagen y amoldarla a nosotros, a nuestra esencia, nuestra forma de ser y a lo que queremos transmitir con ella.

¿Qué es tu imagen?

Cómo te ves a ti mismo

Eso que percibes y sientes cuando te miras a un espejo.

Lo que proyecta y transmite tu físico

Tu ropa, tus accesorios, tu peinado, tu maquillaje
¿Esa imagen que proyectas encaja con tu vida, tu filosofía, las actividades que realizas, lo que quieres transmitir?

Tu forma de comunicarte

Lo que dices y cómo lo dices. No solo cuando hablas, también dices mucho con tus expresiones, tus gestos, etc.

Te invito a detenerte en estos tres aspectos que abarcan tu imagen, a analizarlos y tomar conciencia de lo que se ajusta a lo que quieres proyectar y lo que no. Una vez detectado, toma medidas para potenciar aquello que emite un buen mensaje y permitan cambiar y ajustar a tus necesidades esa parte que no proyecta realmente quién eres, cómo eres y lo que te interesa.

Si consideras que tu imagen necesita un cambio drástico, antes de llevarlo a cabo, consúltalo con profesionales que te puedan asesorar y ayudar a que ese cambio te favorezca…

¡Tu imagen y bienestar es nuestra pasión!