La micropigmentación: ¿es un proceso seguro?

Es probable que, en general, ya hayamos vuelto a la rutina…lo que sí que es seguro es que nos despedimos de agosto. Y yo lo hago con este post. ¿Es seguro el proceso de lamicropigmentación? Por supuesto que sí, siempre y cuando se sigan las instrucciones que deben llevarse a cabo por parte de los pacientes y que los profesionales cumplan con las medidas de prevención e higiene pertinentes.

Es muy importante que durante el proceso de micropigmentación el profesional trabaje en un entorno adecuado y adaptado a cada tratamiento e igual de importante es el posterior cuidado de la zona.

¿Hay contraindicaciones en la micropigmentación?

Cómo en cualquier proceso que implique una modificación en la piel, puede haber contraindicaciones temporales o totales y deben tenerse en cuenta. Las posibles contraindicaciones temporales a tener en cuenta son las siguientes:

  • Herpes simplex o zoster
  • Conjuntivitis
  • Debilidad inmunológica
  • Afecciones dermatológicas (hematomas, dermatitis, cicatrices heterogéneas…)
  • Infecciones en la zona tratada.

Por lo que respecta a las contraindicaciones totales serían:

  • Reacciones alérgicas a los pigmentos
  • Pecas, lunares, nevo o nevus
  • Cáncer de piel, melanomas
  • Psoriasis, urticaria, cloasma
  • Queloides, angiomas abultados
  • Impétigo

Se prioriza la seguridad, la calidad y la higiene.

En el proceso de la micropigmentación lo más importante es asegurar que todos los elementos que toman parte del proceso de la manera que sea (interna o circunstancial), estén esterilizados y aislados de cualquier microorganismo mutágeno.

En cuanto al instrumental, se utilizan equipos de gran precisión, lo que reduce cualquier sensación de molestia al mínimo y garantiza un tiempo de implantación de los pigmentos mucho menor. Esto permite que la piel se regenere más rápidamente, ya que la agresión a la piel será mucho más cuidadosa.

Por otro lado, todos los elementos del equipo (demógrafos y cables) va protegido con fundas desechables, lo que asegura que no habrá ningún intercambio de fluidos.

Todos los materiales (aplicadores, agujas, pigmentos…) vienen sellados y etiquetados para asegurar que se cumplan con las normativas y medidas de higiene y seguridad.

Una vez se termina con el proceso del tratamiento de micropigmentación, existe un protocolo de limpieza desinfección y esterilización de instrumental y mobiliario.

Así pues, como ves se trata de un proceso totalmente seguro. Para cualquier duda, como siempre, no dudes en contactar conmigo, estaré encantada de ayudarte.