Para nadie es un secreto que existen infinidad de técnicas de maquillaje que nos permiten definir nuestros labios en función de nuestras proporciones, para sacarle más partido a nuestro rostro y resaltar nuestra belleza; y también múltiples “trucos” para simular un efecto de más volumen en los labios.

Quizá, el único “pero” de estas técnicas de maquillaje es que debemos ponerlas en práctica día tras día, a veces incluso varias veces al día, para vernos como queremos continuamente.
Y entre los inconvenientes está la dificultad de maquillarnos como si fuéramos profesionales, además del tiempo que ello nos exige.

La mujer de hoy en día, actual, cosmopolita, moderna, con miles retos a los que debe hacer frente cada día, no siempre se puede permitir invertir horas cada día frente al espejo.

Es aquí donde entra en juego la micropigmentación, permitiéndonos estar perfectas en todo momento y derribado de un plumazo todos los inconvenientes de los que hablábamos antes.

como-definir-y-dar-volumen-a-los-labios-esther-poveda

Los nuevos tratamientos y técnicas de micropigmentación en labios tienden a realizarse marcando menos el contorno y rellenando la mucosa con el mismo color y siempre utilizando tonos muy naturales. A todo ello se le añade además efectos de iluminación y anti-aging que permiten dar un aspecto más rejuvenecido y con mayor volumen.

Antes de aplicar el tratamiento se realizan diversas pruebas hasta dar con el diseño deseado. Y, una vez decidido, se comienza a realizar el maquillaje utilizando un stick desechable y el pigmento previamente escogido.

Entre las múltiples ventajas que ofrece la micropigmentación en labios se encuentra, además que permite lograr un mayor volumen y definición, que es un tratamiento que se realiza en muy poco tiempo, los resultados son visibles de manera inmediata y nos permite tener unos labios perfectos 24 horas al día sin necesidad de maquillarnos.

Sin duda, una solución cómoda, práctica y económica (si lo comparamos con la cantidad de dinero que invertiríamos en maquillaje en dos años, que es aproximadamente lo que dura el tratamiento).