Nuestra imagen y aspecto físico suele provocar un impacto muy importante sobre nuestra autoestima. Y es que nuestra imagen personal juega un papel fundamental en las relaciones interpersonales y, por lo tanto, también en el desarrollo de nuestra autoestima. 

 La aceptación propia y también de los demás es una aspecto importante es nuestras vidas desde que somos niños. Y en este contexto, el físico puede ser un factor determinante para nuestro bienestar y felicidad. Tanto es así que nuestra imagen personal puede ejercer cierta influencia negativa sobre nuestra autoestima si no sabemos trabajar esta situación para evitar que nos afecte. 

Tips para trabajar la autoestima y mejorar todo lo que tiene que ver con nuestra imagen personal

Tu cuerpo es tuyo, de nadie más

No permitas a nadie desmerecer tu imagen o aspecto físico. Las personas que hacen esto, con seguridad, no son personas positivas que merezca la pena tener cerca. Aléjate de personas tóxicas. 

 Si tu aspecto te preocupa o hay algo que no te agrada del todo, plantéate qué puedes hacer para mejorarlo o cambiarlo. Y si es posible hacerlo, ponte manos a la obra… 
Porque si realmente te afecta y puedes mejorarlo, te ayudará a mejorar también tu autoestima. 

 Lo importante es que cualquier cambio o decisión que tomes sea por ti mismo/a, por sentirte bien contigo mismo/a y no por lo que los demás digan piensen sobre ti. Tú debes ser tu motivación principal para el cambio. 

 Realiza ejercicio físico 

Practicar ejercicio físico no solo ayuda a bajar de peso o tonificar el cuerpo, sino que nos hace sentirnos mejor también a nivel mental, reduce el estrés… En definitiva, nos mejora por dentro y por fuera. Por ello, comenzar a introducir como hábito, poco a poco, una rutina de ejercicios físicos, siempre te ayudará a sentirte mejor a todos los niveles. 

 Potencia lo que más te gusta de tu físico

Existen rasgos que no se pueden modificar, por ejemplo la altura. Si lo que no te gusta de ti es un rasgo que no puedes cambiar, céntrate en potenciar aquellos rasgos que más te gustan… 

Quizá no eres demasiado alto/a, pero tienes unos ojos muy bonitos, entonces ¡poténcialos! Podrías maquillarte de manera que resalten. O si el maquillaje no es lo tuyo, podrías recurrir a la micropigmentación para estar siempre prefecto/a sin tener que estar pendiente del espejo. 

Recuerda que sentirte feo/a hará que proyectes ese sentimiento y sea precisamente eso lo que los demás perciban de ti. La actitud también es muy importante. Quiérete. Mejora o cambia si es posible lo que no te gusta y acentúa tus virtudes… 
Notarás un cambio radical es tu relación contigo mismo/a y en la relación con los demás. 

potenciar-tu-imagen-esther-poveda